Murió la neutralidad de la red en EE.UU. ¿Y ahora?

12 de Junio de 2018
La administración de Trump le puso fin a la política impulsada por Obama que le impedía a las operadoras ralentizar o bloquear contenidos en la web

La neutralidad de la red dejó oficialmente de existir en Estados Unidos, abriendo un nuevo e incierto panorama para el futuro de Internet.

En el día de ayer, la Comisión Federal de Comunicaciones de EE.UU. (FFC, en inglés), anuló la normativa impulsada por el gobierno de Barack Obama, que consideraba a la red como un servicio público. Así anunciaron el cambio:



Aprobada en 2015, la neutralidad de la red fue básicamente una política para las redes de banda ancha de uso residencial y móvil que describía cuál debería ser el tratamiento del tráfico que circula a través de ellas.

En este sentido, su objetivo era garantizar el carácter abierto de Internet: impedía que las operadoras bloqueen o relenticen contenidos o cobren un plus para que los usuarios accedan a contenidos exclusivos a mayor velocidad (ver también: La FCC y un enorme paso hacia la neutralidad de la red).

Pero las reglas de juego cambiaron. A partir de esta semana, los proveedores tienen libertad para regular la velocidad de cualquier sitio y favorecer determinados planes de contratación o páginas de internet. Es decir, se vienen los pagos adicionales.

Un cambio en la forma de ver Internet

Este cambio histórico comenzó en diciembre de 2017, cuando el comisionado ejecutivo de la FFC de la administración de Trump, Ajit Pai –exabogado de Verizon–, logró ganar una nueva votación a favor de que se revirtiera la Orden de Internet Abierto.

La clave es un cambio en la forma legal de entender internet: pasó de ser un servicio Título II -una utilidad pública como la electricidad- a ser un servicio de Título I, es decir common carriers, que ahora pueden ofrecer "carriles rápidos" o "carriles lentos" para su servicio, como si fueran un transporte. Paradójicamente, la FCC asegura que esto permitirá mejorar la calidad de internet en EE.UU.



"Estas innecesarias y dañinas regulaciones de internet serán derogadas y el enfoque bipartidista que funcionó en el mundo en línea durante 20 años será reestablecido", dijo en un comunicado el presidente de la FCC.

"El efecto de esta medida será un acceso a Internet más barato, rápido y de mejor calidad, así como la Internet libre y abierta que hemos tenido durante muchos, muchos años", agregó Pai.

Sin embargo, este cambio no es de un día para el otro. Por ahora, ninguna operadora ha movido sus piezas y los dispositivos siguen cargando las páginas web como siempre; proveedores de internet como AT&T y Verizon aseguraron que no van a ralentizar ni bloquear contenido. Pero ya tienen herramientas para hacerlo.


Más información: www.fcc.gov.

Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores